¿Educación diferenciada o mixta?

Todas las mañanas paso por delante de un colegio de Valencia (del Opus Dei) y me fijo en lo mismo: todas las alumnas son chicas. En ese momento reflexiono y me hago diversas preguntas: ¿es esto legal? ¿y es moral? ¿por qué las llevan allí? ¿que hacen si tienen un hijo, los separan? La mayoría de los coches aparcados son de un alto nivel adquisitivo. Y, aunque soy consciente de que es un colegio para chicas, todos los días me asaltan las mismas dudas.

Como leemos en un artículo de El País escrito por M. Ceberio Belaza J.A Aunión existen muchos colegios en España que son solo de chicos o sólo de chicas, la mayoría de ellos religiosos. La Ley de Igualdad de Trato intentó acabar con esto. La norma prohíbe de forma explícita que las escuelas que separan reciban dinero público, y puedan, por tanto, convertirse en colegios concertados (sostenidos por fondos públicos) o perceptores de dinero a través de convenios puntuales. Según datos del Ministerio de Educación, en España hay 67 centros concertados que separan por sexo.

En 2008 el Tribunal Supremo dijo que, aunque los centros que separan por sexo son legales, las comunidades podrían negarles la subvención porque la admisión de alumnos es competencia de quien financia esos centros. Desde entonces, muchas autonomías empezaron a anunciar que acabarían con los conciertos con colegios separados por sexo.

Antonio Rodríguez-Campra, presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), que cuenta entre sus asociados a colegios que separan por sexo, recordó que, según la normativa europea, la educación diferenciada (rechazan la palabra segregación) no es discriminatoria, “sino otra opción pedagógica, tan respetable como cualquiera”. “Si fuera discriminatoria, sería delito” y, como no lo es, tiene derecho a subvención porque los padres tienen derecho a elegirla, dice.

Mientras, los detractores de la enseñanza separada defienden la educación mixta como la mejor manera de educar en igualdad. “La coeducación ha demostrado que funciona y separar siempre es negativo”, dice la catedrática emérita de Sociología de la Autónoma de Barcelona Marina Subirats. Y añade: “Si hay alguien que se empeña [en la educación separada], que se lo pague”.

A pesar de que en España la educación diferenciada siempre ha estado ligada a cierta concepción social y religiosa (la mayoría de los 89 centros separados tienen idearos católicos), sus defensores esgrimen cada vez más argumentos de eficacia educativa, como que las diferencias biológicas de género condicionan el aprendizaje, por lo que se alcanza el máximo potencial por separado. Una idea que rechazó un estudio de la OCDE de 2009 sobre datos del informe PISA.

Hace décadas, en un mismo colegio se diferenciaban dos partes: la de hombres y la de mujeres. Se defendían valores relacionados con la diferencia de trato a la hora de recibir educación, educando sobre diferentes valores.

Pero los colegios actuales lo que hacen es aceptar sólo a alumnos de un mismo sexo. Supongo que será porque piensan que las chicas tienen que recibir una educación y unos valores diferentes y específicos.

Una de las curiosidades es la página web del colegio al que me refiero: habla de alumnas y de las estudiantes, pero no dice que sea un colegio sólo de chicas. En su página web pone: “lleva más de cincuenta años trabajando por la formación integral de la mujer y por la igualdad de oportunidades ofreciendo una educación de calidad centrada en la importancia de cada persona”.

“El colegio desarrolla la formación de sus estudiantes con un sistema de valores morales, éticos y culturales que se fundamentan en una visión cristiana de la vida. Los principios que se propone fomentar son: la libertad y la responsabilidad personal, el trabajo bien hecho, el afán de mejora con espíritu de servicio, el amor a la verdad, la sinceridad y la coherencia.”

Las profesoras son mujeres, pero en la directiva encontramos tanto hombres como mujeres. En el consejo de administración, el presidente y el vicepresidente son hombres. El consejo de dirección y el consejo escolar está dirigido por una mujer.

En mi opinión, no se debería de dar esta educación diferenciada por sexos. Indirectamente, se inculcan valores que representan que la mujer no son iguales que los hombres, cuando no es así: no son ni superiores ni inferiores. Sobre todo la iglesia intenta mantener sus ideales tradicionalistas, pero la sociedad evoluciona. Muchos defensores de este colegio aseguran que los resultados de las alumnas son mejores porque no sienten la observación de los hombres, y por ello ganan en autoestima. Aunque vayan a colegios sólo para niñas, se van a seguir relacionando con hombres y con otras mujeres que les enseñarán la otra realidad.

No quiero menospreciar ni acusar indebidamente este tipo de colegios, pero mi intención con este artículo es diferente. Quería lanzar este hecho para que la gente lo conozca, reflexione y se forme una opinión acerca de la educación mixta y acerca de la educación diferenciada. Pero que sepa que, décadas después del franquismo, y en una sociedad en la que se lucha diariamente por la igualdad, siguen existiendo colegios con educación diferenciada.

Yo, personalmente, estoy en contra de este tipo de educación. Considero que hombres y mujeres somos iguales y por ello deben de educarnos de la misma manera. Así como relacionarnos durante nuestra infancia y adolescencia, para así construir un mundo igualitario conjuntamente.

Mireia Campillos

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Artículos de opinión, Denuncias ciudadanas

2 Respuestas a “¿Educación diferenciada o mixta?

  1. Noe

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, me parece que una chica adolescente o un chico adolescente no van a terminar de adquirir todos los valores necesarios que te inculcan en una escuela en la que no hay separación de sexos…Por otro lado, me parece fatal que aún hoy en día hayan colegios como esos, que aún prohibiéndolo por ley, sigan embuchándose dinero público…estamos en el siglo XXI y con cosas como estas parece que estemos un siglo atrás…

  2. Ana.

    Yo opino lo mismo, no se puede discriminar en la admisión del alumnado por su sexo. Los valores que puede adquirir un alumno en un Centro mixto serán mucho mayores que los que se puedan dar en uno diferenciado. Los niños/as han de aprender a convivir en una sociedad en la que todos somos iguales y, si ya desde pequeños estamos trasmitiendoles lo contrario… no se puede avanzar en igualdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s